-->

Ciencia de bolsillo

Nos hemos mudado a Cienciadebolsillo.com

viernes, mayo 05, 2006

Palomitas para el Comerrocas - Parte I

Pyernrazjark es el Comerrocas. Este personaje de La Historia Interminable, un libro de Michael Ende que me alegro la infancia como pocos, era un roca viviente que se desplazaba en su bicicleta hecha de roca y se alimentaba de roca. Una dieta más bien dura, ¿Qué podríamos hacer para mejorarla?


Las palomitas de maíz podrían ser una buena opción. Es el alimento del cine por excelencia así que encajan bien con un personaje de ficción como este. Y tienen bastante ciencia detrás porque ¿Qué hace explotar a las palomitas? ¿Cómo conseguir que sean de buena calidad? No es un problema trivial a juzgar por la cantidad de dinero que invertimos en ellas cuando vamos a ver una película.

Para empezar no todas las variedades del maíz son adecuadas. Ni siquiera es posible almacenarlas y utilizarlas sin ciertas precauciones. El secreto esta en el agua. Los granos de maíz son pequeños recipientes en cuyo interior se almacena una cierta cantidad de agua que suele reducirse por secado hasta un 13-14 por ciento. Al calentar el maíz, el agua se evapora formando vapor a alta temperatura que no puede salir del grano. A unos 175 ºC y una presión de unas 9 atmósferas (equivalente a una columna de 90 metros de agua) la cáscara revienta y el agua se evapora formando un chorro de vapor súper calentado. Este vapor es el que genera la forma y color de la palomita de maíz. Así que podemos decir que un producto “cocinado al vapor” independientemente del método que se utilice para calentarlas. Resumiendo, lo importante para conseguir un buen resultado es que la estructura exterior del grano sea muy resistente, como una olla a presión, y que el grado de humedad en el interior del grano sea el correcto.

Curiosamente es posible que las palomitas sean la forma original de consumir el maíz. Algunos estudios avalan esta hipótesis, ya que las plantas de maíz salvajes tienen una parte comestible pequeña y protegida por una dura cáscara. Eso hacia que el esfuerzo por consumirlo directamente fuese poco rentable y apetecible. Echarlas al fuego y luego comérselas pudo ser la forma más simple de obtener alimento de las mismas. Más tarde, paso a cultivarse en el continente americano y, aunque el origen de las palomitas no se ha determinado, se sabe que los marineros españoles que descubrieron América fueron los primeros europeos en comprar palomitas de maíz a los indígenas.

Pero esto no es valido para Pyernrazjark. ¿Qué podemos ofrecer a un Comerrocas que sea tan ligero y apetecible como las palomitas de maíz?. La respuesta en la siguiente anotación.

Proximo tema: Palomitas para el Comerrocas - Segunda Parte
Categoría: Biología

Esta anotación tiene 4 comentarios.

Anotaciones anteriores

Google
Web cienciadebolsillo.blogspot.com

4 Comentarios:

  • Joder !!!

    Otra gran aportacion al mundo de los conquistadores españoles .

    Espera que se lo restriegue a estos hijos de la Gran Bretaña, je, je ..

    Escrito por Blogger KAMELAS, a las 8/5/06 00:02  

  • Di mas bien de los americanos pero nos podemos llevar un poco de merito por difundirlo.

    Escrito por Blogger Ambros, a las 8/5/06 00:09  

  • Pues a mi siempre me dio miedo el comepiedras.
    me encanta el blog, de verdad, :D

    Escrito por Blogger Gina, a las 11/5/06 19:48  

  • Oye entonces al comprar los "conquistadores" españoles a los nativos de America ¿no serian mas bien estos los que aportaron?..entre muchas otras cosaa..:)..estoy de acuerdo con ambros

    Saludos

    Escrito por Anonymous Xibalba, a las 12/5/06 19:04  

Publicar un comentario

Crear un enlace

<< Inicio | Enlace permanente »


Suscripciones:

Entradilla Comentarios

Subscribir en Bloglines Subscribe in NewsGator Online Añadir a Netvibes Añadir a Alesti RSS Reader Añadir a Google Reader

Hispaciencia.com

LaFlecha.net LaFlecha.net

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

directorio blogs
Estadí­sticas StatCounter

Powered by Blogger ecoestadistica.com
IBSN 8-001-0001-84

Idea original de: Ambros

Ciencia y Tecnología para entender la vida cotidiana y la Historia reciente.

    Noticias en Genciencia